sábado, septiembre 30, 2006

ESTAMOS EN DUELO.

Ayer era la felicidad...Hoy es la pena.
El embarazo de Celeste se ha interrumpido.
Fueron 48 horas dolorosas e interminables.
Comprendo que debe haber razones para que ocurriera lo que ocurrió, razones como dijo alguien que el corazón desconoce, en éste tiempo.
Ahora estámos en duelo.
Mis hijos están enteros y saldrán adelante.
Vine para acompañar a mi hija en el momento mas importante de su vida, estuve allí, ahora sé que vine para acompañar a mis hijos en la pérdida de su primera ilusión.
Agradezco estar aquí.

2 comentarios:

Charly Karl dijo...

Que tal Gala, lamento de todo corazón lo ocurrido. Te comento que a una de mis primas le sucedió exactamente lo mismo, y comprendo el inmenso dolor que esto produce. Actualmente tiene tres chicos, pero siempre recuerda al primero que no pudo nacer, con la certeza de que se encuentra en el cielo en compañía de Dios, y de sus intermediarios más cercanos que son los Ángeles.


Besos!

Gala dijo...

Es verdad Charly.
Gracias.