jueves, diciembre 28, 2006

MIENTRAS TANTO...


Ya son 68 mujeres las que han muerto en España a manos de su marido, novio o ex pareja.

A mí no me asombra ésto en una sociedad que no ha curado sus heridas. Aceptar esta violencia es el primer paso en el camino de sanarla.

Quiero decir que una sociedad con dosis arraigadas de machismo, resentimiento, asignaturas pendientes, odios a flor de piel que se hacen evidentes en cualquier tertulia...pues quiero decir, que una sociedad así, tiene estas consecuencias.

Para sanar una patología social hay que primero, encontrar, ver, desmenuzar...las causas, así podremos entender los efectos y en la medida que los comprendamos iremos, ah, por ellos.

España lleva apenas 30 años de democracia. Aquí se ha vivido en los últimos 50 años, justamente un 50 % de democracia y un 50% de dictadura.

Una pregunta que habría que hacerse es: Cómo criaron a sus hijos aquellos hombres y mujeres que hoy rondan los 80 años? La respuesta que tengo es : Los criaron como pudieron, con lo que tenían como regla. La mujer era en aquellos años un ¨objeto¨ que siempre estaba ahí, no sabía ni se preguntaba por derechos y menos por placeres. Ella asumía su rol de ¨ cosa exclava¨ porque eso era lo que había.

No descarto las excepciones a la regla y como tales no generaron conciencia, fueron luces que dejaron su estela, nada mas.

No puede condenarse hoy la violencia hacia las mujeres, adoptándo posturas cómodas en ataque a los hombres que matan. Si los hombres son violentos, deberíamos recordar que en una sociedad patriarcal, y ésta lo es, los niños que luego serán hombres, han sido criados por mujeres. Por mujeres sumisas, sometidas al poder de hombres que en muchos casos ¨presentían¨ que no estaba bien lo que hacían, pero era norma y las normas una vez instaladas, no se discuten ni se someten a voto, son acatadas por víctimas y victimarios.

También es cierto que de todos los que matan hay un 10% que por razones que tratarán mejor los médicos, son genéticamente matadores, prevalece en ellos el instinto de muerte y matan aquello que dicen amar.

Hay también un fuerte sentido de posesión; me pertenece, es mía, por tanto con lo que me pertenece puedo hacer lo que quiero. Así...la abrazo, la someto sexualmente, y también la mato...porque es mía. Ésto último creo haberlo escuchado...

No son ¨hijos de puta¨ no son ¨justificables¨, son productos de una sociedad enferma que aún sangra por la herida, una herida que pareció leve, menor, que se creyó era una contusión que dejaría algunos contusos.

Una herida que el cuerpo social, los unos a los otros se causaron en el verano de 1936,

Hoy 70 años despues está comprobado que el país estuvo en coma, pasó por terapia intensiva, está en sala de cuidados generales y necesita un ejercito de psicologos.





2 comentarios:

TISHY dijo...

SE VE QUE ESTÉ UNO DONDE ESTÉ, SEA EN LOS PAÍSES DEL 1º MUNDO O EN LOS EN VÍA DE DESARROLLO, SE DA ESTA VIOLENCIA Y SOMETIMIENTO. POR SUPUESTO QUE COINCIDO CON VOS GALA QUE ES CONSECUENCIA DE EDUCACIONES PERIMIDAS (POR SUERTE) DE PADRES QUE A SU VEZ FUERON CRIADOS CON SIMIL VIOLENCIA. LO MALO DE ESTAS CONSECUENCIAS SON SUS VÍCTIMAS, (PERSONAS VIOLADAS, MALTRATADAS, HUMILLADAS FÍSICA Y PSICOLÓGICAMENTE, ABANDONADAS, ETC.) QUE ADEMÁS, JAMÁS TIENEN SU JUSTICIA A TIEMPO PORQUE SON POCOS LOS JUECES QUE SE DESPOJAN DE SUS PROPIAS EDUCACIONES O PREJUICIOS. PERO CONFÍO Y CONSTATO QUE LAS GENERACIONES FUTURAS LOGREN EL CAMBIO DEFINITIVO EN ESTE SENTIDO. ABRAZO GRANDE GALA Y FELIZ 2007.

Francesc Puigcarbó dijo...

Hola Gala, hablando de violencia de género, llevo ya tiempo horrorizado con el tema de las Mujeres de Juarez, hoy he publicado algo pero en mujeresdejuarez.org està toda la información.
Feliz año, a pesar de todo